Ficha

Nombre civil: Francisco Alonso Fontaneda, hermano marista Eduardo María.
Fecha de nacimiento: 10/10/1915
Lugar de nacimiento: Valtierra de Albacastro, (Burgos) Castilla y León (España).
Sexo: Varón
Fecha de martirio: 23/08/1936
Lugar del asesinato: Puerta del Cambrón, Toledo.
Orden: Marista. Hábito de hermano 02/07/1933.
Datos biográficos resumidos: Francisco Alonso Fontaneda, hijo de Pantaleón y Teófila, nació el 10 de octubre de 1915 y fue bautizado Recibió la confirmación (29/04./1919). Como Marcelino de Champagnat deseaba formar buenos cristianos y honrados ciudadanos. Francisco toma el nombre de H. Eduardo María. Emitió los primeros votos religiosos el 12 de julio de 1934. Las tropas republicanas de Madrid (18/07./1936), cuando sofocaron el golpe de estado en Madrid, pudieron acudir a Toledo. El día 22/ el Alcázar de Toledo se convirtió en refugio. El colegio marista de Santa María fue asaltado por unos 500 milicianos. Estuvieron un mes en prisión. Diez hermanos maristas fueron atados de dos en dos. Rezaban el rosario. Las ametralladoras estaban preparadas. El hermano Eduardo María era el más joven. Tenía 20 años. Causa de canonización de Crisanto y otros. “Por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio” (papa Benedicto XVI).

Biografía extendida

El beato hermano marista Eduardo María, Francisco Alonso Fontaneda, hijo de Pantaleón y Teófila, nació el 10 de octubre de 1915. Ese mismo día lo bautizaron en la parroquia de San Andrés. Allí, recibió la confirmación el (29/04./1919), iglesia del pueblo de Valtierra de Albacastro, Burgos. Tiene torre y contrafuertes de piedra en la comarca de Páramos. Francisco aprendió de sus padres piedad, orden y respeto a los demás en la verdad. Tenía un deseo de hacerse religioso, un compañero vecino le hablo de la educación con sobriedad y sencillez en Arceniega Álava, de los hermanos maristas. Como Marcelino de Champagnat, deseaba formar buenos cristianos y honrados ciudadanos. Francisco comenzó su noviciado el 6 de octubre de 1932, en Las Avellanas (Lleida). Viste el hábito marista el 2 de julio de 1933. Toma el nombre de H. Eduardo María. Después del año de noviciado, emitió los primeros votos religiosos el 12 de julio de 1934.

En los primeros años de su formación, vivió las virtudes de las que ya había dado muestras en su niñez. Destacó por su obediencia, docilidad y alegría. Éstas le sirvieron para adquirir una profunda espiritualidad marista. Se le consideraba un joven serio y con juicio recto. Su espíritu de oración se evidencia en sus frecuentes visitas al Santísimo. Consiguió armonizar fe, cultura y vida en el acto heroico de su martirio.

Toledo es un centro histórico de España. Resaltan las construcciones de piedra, su trazado tortuoso de las calles. En el inicio de la contienda, apenas alcanza los 35.000 habitantes. Hay edificios religiosos, entre los que destaca la catedral. Cuando estalló la revuelta de 1936, Francisco no se afilió a ningún bando por su edad. Pensaba en la enseñanza y en la paz de la sociedad en el colegio marista de Toledo, España. El colegio marista de Santa María en Toledo, ahora está en el norte del río Tajo, a unos 3 km del Alcázar, al sur. Tenía planta baja y tres pisos con balcón. Los maristas en España mostraron su coraje en la fe. Su oración se hizo asidua como Jesús en el Huerto de los Olivos.

Las tropas republicanas de Madrid, cuando sofocaron el golpe de estado en Madrid, pudieron acudir a Toledo. El día 22/ el Alcázar de Toledo se convirtió en refugio, el (18/07./1936) empezaba otra guerra civil. El Alcázar de Toledo quedó cercado por tropas superiores en número y armamento. De los 10.500, unas 5.000 eran milicias descontroladas del gobierno republicano, con comunistas, águilas libertarias de CNT_FAI, socialistas de UGT y voluntarios con desertados del ejército y colegios profesionales de abogados, por ejemplo.

El colegio marista de Santa María, fundado en 1903, fue asaltado por unos 500 milicianos. Suficientes para 500 alumnos no combatientes y no armados. Probablemente, la milicia sería comunistas. Pues, la columna de Lister creó mala fama. Así, en octubre de 1934 se revolucionó contra el gobierno y en 1936, meses después del asedio del Alcázar, pasó por Mora de Toledo y cometió asesinatos. Hubo delitos contra la humanidad que diríamos hoy. La conciencia de los asesinos estaba ya corrompida. Las tentaciones del Diablo tenían el terreno humano abonado y la guerra civil lo exacerbaba. Los mandos militares republicanos no contralaban a sus horcos. La doctrina marxista había calado en el odio entre individuos y clases humanas, desde febrero de 1936 ó antes. Se manifestaba en la burla de los carceleros fuera de los combates heroicos y fratricidas.

En Toledo hubo persecución sistemática como en el resto de España. También hubo asaltos a las casas. Las milicias comunistas tenían listas de presos potenciales. Porque el derecho es una institución romana y no soviética. Los hermanos religiosos fueron detenidos y enviados a la cárcel. Aumentaba la intranquilidad, el miedo, los insultos y las vejaciones. En el patio del colegio marista, los comunistas simularon un fusilamiento. No se respetaron personas ni el uso de edificios ni cosas. El gran colegio-internado fue convertido, desde los primeros momentos, en cuartel de milicias autollamadas rojas. En ese momento, los milicianos armados eran milicias comunistas, socialistas y anarquistas; voluntarios y guardias de asalto. El ejército popular se funda 37.

Los hermanos maristas estuvieron en prisión hasta (23/08./1936), un mes aproximadamente. El cónsul francés intercedió por el hermano Jean-Marie Gombert, el más veterano de la Comunidad. Profesor de física y ciencias naturales en el Colegio. No hubo juicio ni defensa.

El marxismo excita el linchamiento o el fusilamiento como en este caso. Diez hermanos maristas fueron atados de dos en dos. Rezaban el rosario. Iban hacia San Juan de los Reyes, y fuente Salobre y la puerta del Cambrón: al sur del parque de Recaredo. Cerca del histórico puente de San Martín con arcos románicos. Las ametralladoras estaban preparadas.

El 23 de agosto de 1936 martirizaron a Francisco Alonso Fontaneda en la puerta del Cambrón por su condición exclusiva de ser religioso.

Causa de canonización de Crisanto, Aquilino, Cipriano José y 63 compañeros maristas y dos laicos. “Por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio” (papa Benedicto XVI).

Por la fe, los mártires entregaron su vida con el perdón a sus perseguidores.

Lugar donde reposan sus restos:
Cementerio municipal de Toledo. Mausoleo. Paseo de San Eugenio (Castilla – La Mancha) España.
Fecha de beatificación: (13/10/2013) Los mártires del siglo XX en España.
Fecha de canonización: No está canonizado. Siervo de Dios.
Fiesta canónica: 06 de julio.
(Es fiesta litúrgica común en España de mártires del siglo XX, el  6   noviembre).

El hermano Cipriano José iba primero, era el director. El hermano Eduardo María era el más joven de la Comunidad. Constituye el grupo de los jóvenes con otros cuatro hermanos más. Toledo fue su primer destino. Tenía 20 años. Los cadáveres quedaron amontonados. Transcurridas algunas horas, fueron trasladados en carros, al cementerio. Quedaron arrojados en fosas comunes. En enero de 1941, se procedió a la exhumación de sus restos. Se identificaron bastantes de ellos y se les dio sepultura en una tumba adquirida para este fin, en el cementerio. Los tres Hermanos que no pudieron ser identificados fueron trasladados, junto con los demás, al gran mausoleo que la ciudad de Toledo dedica a sus caídos o asesinados.