Ficha

Nombre Civil: Francisco de Paula
Fecha de Nacimiento: 02.03.1891
Lugar de Nacimiento: Villanueva del Arzobispo (Jaén)
Sexo: Varón
Fecha del Martirio: 28.08.1936
Lugar del Martirio: Orcera (Jaén)
Orden: Sacerdote Diocesano
Datos Biográficos Resumidos:
Es Villanueva una ciudad populosa de la Provincia de Jaén, parte del llamado Adelantamiento de Cazorla y mantiene una cierta unidad con las llamadas «Cuatro Villas» Iznatoraf, Villacarrillo, Sorihuela de Guadalimar y la misma Villanueva. El título de «Patrona de las Cuatro Villas» se le da a la Virgen de la Fuensanta, que la celebran los cuatro pueblos como faro luminoso en su caminar y a la que don Francisco se consagró desde sus primeros años.
La falta de la madre y el descubrimiento de su muerte cuando ya tenía uso de razón, la piedad de la familia, casi innata en don Francisco, según se afirma entre los que le conocieron, hizo que en él naciera y se desarrollara un amor filial a la Virgen María y así la adoptó como la madre que no conoció y en Ella puso toda su confianza, la nombraba como «mi mamá»

Visitaba con frecuencia el Santuario de la Virgen de la Fuensanta que está en las inmediaciones de Villanueva del Arzobispo y en el corazón siempre estuvo presente la Virgen Inmaculada como modelo en su seguimiento a Jesús y como intercesora y animadora en su vida de entrega a Dios. Leería con frecuencias el texto de San Juan en las bodas de Caná y lo ponía en práctica: «dijo María a los sirvientes; hacer lo que Él os diga».

Bajo la mirada amorosa de la Virgen, iba naciendo en don Francisco la vocación sacerdotal; debió conocer las aspiraciones de Santa Teresa, pues en alguna ocasión escribió a su padre que «se iría a convertir herejes» a lo que don Andrés le reconviene diciéndole llanamente, «déjate de tonterías»; pero más allá de los pensamientos infantiles, lo que aquí se intuye es una clara llamada misionera, y desde ahí la entrada en el Seminario.

Sería por el 1905 cuando entra en el Seminario San Felipe Neri de Baeza, tenía 13 años. El paso de Úbeda a Baeza no le supone gran cambio, pero ahora se encuentra más en su ambiente: la vida de piedad, disciplina y estudio favorecen en mucho su natural inclinación a la vida religiosa y artística. Los superiores, desde le primer momento, le valoraron y quisieron, así como sus compañeros. Era un seminarista modelo en el ambiente de entonces. Físicamente, aparentaba fortaleza, con estatura corpulenta y cuerpo recio, pero frecuentemente caía enfermo y hasta en temporadas se veía impedido para asistir a clase, por lo que en los exámenes no alcanzaba las notas que su inteligencia hubiera conseguido. Mucho disfrutó en el Seminario cuando, pudiendo unir el amor a la Virgen con sus cualidades de pintor, decoró una casulla con la imagen de la Inmaculada Concepción.

Septiembre 1916 – Fue nombrado Diácono por el Obispo de Ávila, Don Joaquín Beltrán Asensio.
23.12.1916 – Recibe el Presbiteriado en la Ciudad de Córdoba, en manos de Don Ramón Guillamet y Coma.
01.01.1917 – Celebra su primera misa en la Iglesia de San Andrés, en su localidad de Villanueva del Arzobispo (Jaén), acompañado de sus padres, hermanos, amigos y familiares. Mientras llegaba su primer nombramiento, estuvo celebrando misa en la parroquia, en el santuario y en las Dominicas de Santa Ana. Sus primeros destinos fueron Beas de Segura como Coadjutor y Párroco de Cañada Catena una población rural.
Beas de Segura era un pueblo con bastante entidad, una sola parroquia dedicada a la Asunción de la Virgen con un párroco y varios coadjutores; Convento de Clausura de Carmelitas Descalzas con la categoría de haber sido fundado por la misma Santa Teresa y un Colegio de Religiosas de la Divina Pastora, institución educativa con espíritu calasancio, establecido recientemente en la ciudad. . El joven sacerdote residía en Beas, ayudaba en la Parroquia y asistía a Cañada Catena los domingos y fiestas de guardar, la Semana Santa y otras solemnidades, desplazándose a pié o en cabalgadura. Atendía como Capellán el Colegio y Religiosas, Confesor de uno y otro Convento.
«Era un santo»: su entrega a los niños de Catequesis, visita y atiende a los enfermos, pobres y desvalidos, les ayuda material y espiritualmente con la humildad y sencillez que le caracterizaba en su comportamiento con todos, sin fingir en ningún momento.

Cuando llegó a su pueblo, en un principio sin cargo alguno, y, llegaron unas Religiosas de Cristo Rey, que se encargaron de un orfanato, por lo que Don Francisco, entrará en contacto con la Comunidad y con el Colegio, y, será el Capellán de las Religiosas y de los niños. Participa en la Parroquia, y en la Iglesia de Vera Cruz, en el Convento de las Madres Dominicas. Organiza una escuela de enseñanza (primera enseñanza) para niños y mozuelos que no habían aprendido a escribir, leer y las cuatro reglas.
Estuvo durante seis años, de los cuales, también aprendió carpintería, decoración, confección de imágenes y pintura; se habla de que en el Templo de Campo Redondo, abandonada parroquia rural de Chiclana de Segura, restauró retablos, altares e imágenes. El señor Obispo Mons. Basalto, le nombró Párroco y Arcipreste de Orcera.
12.08.1933 – Llega el nuevo párroco con 41 años y cargado de muchas cosas, de experiencias y sufrimiento tanto a nivel físico y moral. Proyectó una gran acción misional en todo el Arciprestazgo, que de haberse llevado a cabo, hubiera tenido hondas repercusiones en la vida de los pueblos y aldeas.
En la Parroquia fundó Acción Católica; organizó el Apostolado de la Buena Prensa y, aunque no llegó a constituir Adoración Nocturna, creó un espíritu eucarístico entre sus feligreses, no en balde se pasaba largas horas de la noche ante Jesús Sacramentado.
Le llamaban «el cura de los pobres»

Biografía extendida

Datos Biográficos Extendidos:
Martirio:
Llega el año 1936, se impone el Frente Popular, las dificultades arrecian, del temor a la persecución se pasa a soportarla; don Francisco, como tantos otros sacerdotes y cristianos perciben la posibilidad del martirio y en él se afianzan deseos de recibirlo como testimonio de su Amor a Cristo. Sufrimientos, trabajo, quizá descuidada alimentación, su natural achacoso… hace se quebrante más la salud, de modo que el médico le aconseja marche a su pueblo para recuperarse con la familia; así lo hace el 13 de julio: llega a Villanueva, acompañado de Julio Zorrilla sacristán y amigo fidelísimo, saludos, bienvenidas… descansan en la vivienda familiar al día siguiente, conocida la muerte de don José Calvo Sotelo y ante las noticias que llegaban, don Francisco manifiesta su propósito de volver a la parroquia: «Me vuelvo a Orcera, mi sitio no está aquí», hace todo lo posible, pero su padre se lo impidió terminantemente. Razones de salud, peligros del momento…la esperanza de que pronto se volvería a la normalidad…; así que Julio marchó a Orcera y el párroco quedó en su pueblo natal contra su voluntad y con el corazón puesto en sus feligreses a los que hubiera consolado y fortalecido; parecía estar predestinado por Dios para el gran sacrificio.
Iniciada la guerra, don Francisco siguió por unos días celebrando la misa el las religiosas de Cristo Rey, amparado, quizá, por su condición sencilla y por ir a un centro asistencial para niños huérfanos y menesterosos.

Un día de mañana, de vuelta de la celebración en el Colegio, es detenido y cacheado junto a la Cruz Dorada, aunque sin más consecuencias; don Andrés, su padre, había sido encarcelado, lo que proporcionaba preocupación y desasosiego en la casa, el ambiente se enrarecía más y más, detención y ejecución de personas: religiosos trinitarios y otros sacerdotes seculares, saqueo de iglesias y conventos… todo lo cual hizo que nuestro sacerdote se recluyera en casa y no volviera a celebrar en el colegio.
En la predicación del Evangelio, la propagación de la religión mediante la catequesis e instrucción de los jóvenes, los cuadros e imágenes religiosas que tenía en su casa… todos estos «graves delitos» fueron la causa de su condena; en realidad el ser sacerdote y mantenerse firme y fiel a su fe era la verdadera causa de sentencias tan firmes como injustas y dolorosas. Y don Francisco mereció una de esas sentencias; su detención se llevó a cabo el día 28 de agosto de 1936; era la hora de comer, al medio día, llegaron al domicilio familiar, preguntaron por el cura, él se hizo presente y le pidieron entregara las imágenes y cuadros religiosos para profanarlos y destruirlos. «Eso nunca, contestó valientemente, haced conmigo lo que pretendéis hacer con las imágenes». A lo que respondió un miliciano «muchas ganas tienes de morir, pero por tarde que sea, temprano te ha de parecer». Se lo llevaron detenido entre empujones y mal trato. Le llevaron en un camión, tal como estaba en casa con un guardapolvo y en zapatillas, quiso ponerse la sotana y se lo impidieron, no le dejaron comer y dijeron que sólo tardaría un rato, que lo devolverían a casa.

Salieron de Villanueva tomaron la carretera Córdoba-Valencia en dirección hacia Beas de Segura. Entre los olivos, cerca del cortijo de la Venta Porras, junto a la vía del ferrocarril proyectado Uriel-Baeza en la boca del túnel número 13, le fusilaron, le rociaron de gasolina y viendo que no moría casi descuartizaron su cuerpo. Así encontraron sus restos en 1939.

¿En qué lugar reposan sus restos mortales?
En una urna en la Parroquia de San Andrés en Villanueva de Arzobispo (Jaén)

Fecha de Beatificación: 13 de octubre de 2013, en Tarragona

Fecha de Canonización: Aún no está beatificado

Fiesta Canónica: 28 de Agosto
6 de noviembre, Festividad de los Beatos Mártires del siglo XX, durante la Persecución Religiosa en España.

Fuente:
. www.odisur.com/diocesisdejaen
. www.catholic.net/fuente/odisur.com/diocesisdejaen