Ficha

Nombre Civil: Trifon

Fecha de Nacimiento: 03/7/1876

Lugar de Nacimiento: Susinos del Páramo (Burgos)

Sexo: Varón

Fecha del Martirio: 22/07/1936

Lugar del Martirio: Carretera de Redueña (Madrid)

Orden: Religioso Profeso de los Hermanos Maristas

Datos Biográficos Resumidos:

06/7/1876 – Fue bautizado en la Iglesia Parroquial de su pueblo, dedicada a San Vicente, mártir

03/8/1891 – Ingresa en el Seminario Marista de Mataró (Barcelona)

15/8/1892 – Vistió los hábitos de los Hermanos Maristas, recibiendo el nombre de Hermano Jerónimo.

06/8/1895 – Voto de Obediencia y votos temporales

15/8/1897 – Festividad de la Asunción, se consagró a Dios de por vida con la emisión de los votos perpetuos.

Datos adicionales:

Destinado a la sección del noviciado de Canet del Mar en 1894.

1895 – Fue enviado como misionero a Colombia, del que pasó 32 años ejerciendo el apostolado a diversas poblaciones.

Enero 1928 – Vuelve a Europa por motivos de salud

Fue a Grugliasco (Italia) donde realizó un curso de espiritualidad.

Profesor en el Seminario Menor de Carrión de los Condes (Palencia)

Saint-Paul-Trois-Chateaux (Francia)

Editorial FTD Barcelona

Colegio de San José de Logroño

Colegio Marista de Haro (La Rioja)

Marzo 1932, fue destinado a Torrelaguna (Madrid)

Biografía extendida

22/7/1936 – Muchos vecinos del pueblo, padres de alumnos y antiguos alumnos, comprendieron que habían perdido a tres humildes educadores, pero sobre todo que les habían privado de aquella fuente de bondad que dimanaba de ellos.

En Torrelavega, se produce la tragedia por un banal sentimiento de envidia. El maestro de la escuela pública no consigue encajar los éxitos que obtienen los Hermanos en la escuela. Durante la revuelta de Asturias, de 1934, (responsable de la muerte del Hno. Bernardo) este maestro llega a ser jefe del Comité Local y ordena que metan en la cárcel a los Hermanos. Por suerte, su poder es de corta duración e incluso pasará algún tiempo en la cárcel.

El 20/7/1936 – todo se precipita. La guerra civil estalla, los alumnos ya están de vacaciones. El maestro de la escuela pública, jefe del Comité revolucionario y señor de Torrelavega, recorre las calles del pueblo en busca de víctimas. Piensa en los Hermanos y quisiera ahorcarlos: el momento de la venganza está ha sonado.

Por la mañana del día 20 de julio, los tres hermanos son detenidos por los carabineros, dirigidos por Severino. Los encierran en un sótano debajo del Ayuntamiento del pueblo, donde ya se encuentra un grupo de seglares fieles practicantes, entre ellos algunos antiguos alumnos.

¿De qué se les acusa? De llevar hábitos religioso, de consagrar su vida a Dios, de haber depositado en el corazón de los niños y los jóvenes la semilla de la fe… del amor.

Martirio:

En la noche del 21 al 22 de julio, llega a Torrelaguna, un grupo miliciano de Asturias. De madrugada, asaltan la prisión con intención de eliminar a los detenidos. Golpean a los presos, y les hacen preguntas vociferando. Una miliciana asestó un golpe a la presidenta de Acción Católica, tan fuerte con la culata del fusil que la presidenta perdió un ojo. A continuación, seleccionan a las víctimas: todos aquellos que no tienen callos en las manos. Los labradores son liberados, los demás, es decir, nueve, los tres Hermanos, dos sacerdotes, el presidente y la presidenta de Acción Católica y otros dos seglares, son maniatados y obligados a subir a un camión.

Por la mañana, el día 22, el lechero del pequeño pueblo de Ridueña, que hacía su servicio diario, descubre nueve cadáveres. Eran las seis de la mañana. Fue corriendo a pedir ayuda.

Uno de los que estaban presos con los Hermanos, nos ha dejado esta información: «Los hermanos sabían que iban camino del martirio. Aceptaron la prueba con gran firmeza, sin optimismo ligero ni pesimismo estéril. Era más bien un santo realismo el que los llevaba a aceptar el martirio; eran literalmente como corderos llevados al matadero. Su valentía se mantuvo inquebrantable; así los vi marchar hacia la muerte.

Un labrador, sin embargo, presenció la ejecución: «No hubo escenas de desesperación ni nada por el estilo. De caso, una última petición de perdón por parte de dos detenidos que ofrecieron dinero para que les salvaran la vida, alegando que tenían hijos pequeños, pero nada más. Hacían la señal de la cruz al recibir la descarga mortal»

El 23 de julio, Juan, un antiguo alumno que a la sazón tenía 14 años, se acercó a la escuela: El impacto fue terrible: «Me quedé como muerto. Todo había sido saqueado. Nuestros libros estaban esparcidos por el suelo, los muebles rotos, la foto de entrada donde figuraban todos los alumnos destruida»

El 15 de julio de 2000, los restos mortales de los tres Hermanos fueron depositados en una urna en la nave lateral derecha de la Iglesia parroquial de Torrelaguna. La urna fúnebre, esculpida en piedra, es obra de un antiguo alumno de los tres mártires. Está adornada con un friso de tres violetas.

Los Tres Hermanos Maristas eran:

  • Director: Hermano Victorico´María (Eugenio Artola Sorolla)
  • Profesor: Hermano Jerónimo (Trifón Tobar Calzada)
  • Cocinero: Hermano Marino (Pedro Alonso Ortega)